¿Y a ti, la vida te ha regalado un gato o un perro al que adoras?

Gato Perro Love

En Factoría de regalos apostamos por los regalos de vida, esos que emocionan, sorprenden, hacen vivir momentos inolvidables. Pueden ser pequeños o grandes detalles, pero siempre tendrán ese algo mágico que nos hace soñar despiertos…

Son regalos hechos con el corazón, que se eligen pensando en esa persona especial, y que se entregan con todo el cariño del mundo. Eso los hace diferentes, especiales y únicos. Pero el arte de regalar a veces llega por sí solo, parece cobrar vida propia, como inspirado por un halo de buena ventura que nos regala el amor de una mascota.

Tenemos suerte cuando nos ocurre. Quienes hayan amado a un animal bien lo saben. Un perro, un gato o, por qué no, un conejito con el que establecemos una conexión maravillosa… ¿Acaso no os ha pasado con ese animalito al que adorasteis desde que vuestras miradas se cruzaron?

Solo por esta vez os hablaré en nombre propio. Me llamo Ana y en este blog escribo para sugeriros ideas de regalo que podéis encontrar en Factoría de regalos. Os confesaré que compartir casi dos décadas de vida con mi gato Chilu, fallecido hace unos días, ha sido una de las experiencias más hermosas de mi vida.

En este post quiero brindarle un pequeño homenaje, compartiendo con vosotros estos pensamientos sobre lo bonito y emocionante que es haber tenido la gran suerte de hacerlo. Aunque lo cierto es que sigue vivo, durmiendo por siempre en mi corazón… ¡Y, sea como fuere, los animales son increíbles, y quererlos es un auténtico regalo!

Una historia de amor inolvidable

¿Pero, dónde está el secreto, por qué se enciende esa chispa del amor? Quienes seguís el blog sabéis que entendemos el arte del regalo como un gesto lleno de sensibilidad, que busca despertar emociones y, en fin, hacer vivir experiencias únicas. Porque solo los regalos con alma valen la pena y la originalidad de los artículos obedece a esta razón, busca esa sorpresa, esa emoción que hacen un regalo inolvidable. Auténticos regalos de vida, las mascotas también pueden salir a nuestro encuentro de la manera más insospechada.

La vida, o llamémosle el destino, sabe inventar mil carambolas para hacer llegar a nuestro lado al que pronto será nuestro mejor amigo, ese peludo de cuatro patas capaz de despertar esa felicidad sencilla e intensa tan difíicil de describir.

Simplemente ocurre, porque no podía ser de otra manera tras habernos encontrado en la vida con ese gato, perro, conejito o cualquier otra mascota a la que adoramos… Y de nuevo nos preguntamos: ¿por qué los amamos? Porque ellos también saben amar, y la historia de amor es entonces inevitable. Como dijo Anatole France, “hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma estará dormida”.

Lo esencial es invisible a los ojos

Cuando se adora a un animal, toda una vida es poco para disfrutar de su compañía. Es por eso que cada instante cuenta, y lo cotidiano se convierte en toda una aventura: esa inmensa alegría cuando tu mascota escucha la puerta del ascensor, y la llave girando en la cerradura, sus lametones, esas ganas locas de jugar, de recibir tus caricias… ¡La aventura de la vida!

Nos inunda esa alegría sencilla, intensa, de habernos encontrado en la vida. Son sensaciones tan genuinas, tan de verdad que nos cambian para siempre. Solo ellas te enseñan a sentir un amor tan especial, que nos llena el corazón de felicidad y nos hace ser mejor personas.

Adoptar una mascota es un acto de amor. Es hacerse un regalo de vida salvando la de ese animalito que acabará dándote mucho más de lo que tú le des. La magia del amor es lo que tiene, dar sin esperar a cambio significa acabar recibiendo lo inimaginable.

Y una última pregunta: ¿por qué mi mascota es única? En nuestros corazones tenemos la respuesta. Como decía Saint Exupéry, autor de El Principito, nada era comparable a su rosa porque era la suya, la que había cuidado y amado.”Lo esencial es invisible a los ojos”, esa ternura que encadena el alma y nos hace protagonistas de uno de los más bellos cuentos, una historia de amor que está esperándote…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *